Ortodoncia y calidad de vida

Ortodoncia y calidad de vida

La ortodoncia es la especialidad odontológica que trata la prevención y tratamiento de los problemas de alineación, posición de los dientes y por supuesto, del factor funcional, es decir, la maloclusión dental que puede provocar una incorrecta mordida.

Ortodoncia y estética

La mayoría de los pacientes que se deciden por la ortodoncia lo hacen por motivos puramente estéticos. Y es cierto que la estética facial generalmente mejora de forma considerable tras un tratamiento de ortodoncia, sin embargo, el factor estético no es el único a tener en cuenta a la hora de decidirse por una ortodoncia. Una mala posición de los dientes hace más difícil la higiene en la cavidad bucal, favoreciendo la formación de caries dental, la acumulación de placa y de bacterias, y en consecuencia, aumentando la posibilidad de contraer periodontitis o enfermedad periodontal (inflamación de las encías).

Ortodoncia y salud general

Todos los problemas que se solucionan fácilmente con la ortodoncia afectan al estado general del paciente, ya que la salud de la boca incide directamente en otros órganos y perjudica a funciones vitales como la digestión, la respiración, el sentido del gusto o la fonación.

La fonación queda afectada debido a que la producción de sonidos se realiza fundamentalmente en la boca y por tanto, una mala posición dental afecta a la manera en la que pronunciamos. En relación con el aparato digestivo debemos apuntar que si en la boca no se produce una adecuada masticación, la digestión se realizará de forma incorrecta. Otras patologías como ruidos al abrir y cerrar la boca, roncar, apneas del sueño e incluso algunos dolores del oído o de la cabeza, pueden deberse a patologías relacionadas con la salud bucal.

Por último, no debemos menospreciar el efecto psicológico y emocional que produce en las personas el tener que esconder la sonrisa por el temor a que la gente se fije en las malformaciones. Según los especialistas, estos factores perjudican sensiblemente las relaciones sociales y la aceptación de la imagen de uno mismo.

La buena noticia es que, una vez finalizado el tratamiento, las personas relatan un rápido aumento de la autoestima y la seguridad en ellas mismas. En algunas ocasiones, las nuevas técnicas de ortodoncia invisible, como Invisalign, al ser casi inperceptibles por los demás, ayudan a las personas a tener más confianza en si misma incluso antes de finalizar el tratamiento.

Como podemos ver, la boca no se encuentra separada de nuestro cuerpo sino que forma parte de él y su salud influye directamente en nuestra salud general tanto a nivel físico como a nivel emocional y ambos factores tienen una consecuencia directa en nuestra calidad de vida.

Deja un comentario