Mitos sobre el blanqueamiento dental

Mitos sobre el blanqueamiento dental

Cada día son más las personas que se interesan por lucir una sonrisa impecable, blanca y radiante, ya sea por mejorar su estética, por parecerse a algún famoso o por razones laborales, como sucede en personas que realizan su trabajo de cara al público.

El tono de los dientes y su evolución con los años es diferente para cada persona y depende de factores como la alimentación, la higiene dental o el uso de medicamentos. Unos dientes amarillos no son menos sanos, sino menos estéticos.

El blanqueamiento dental es el servicio de estética dental más demandado, erróneamente se equipara a un trabajo de peluquería o estética personal, pero no olvidemos que es un tratamiento odontológico que puede comprometer nuestra salud si no es realizado por especialistas. Un servicio en auge sobre el que surgen dudas razonables y afirmaciones no del todo ciertas, pero sobre todo tópicos que se perpetúan y se difunden principalmente a través de la red, y que en la mayoría de casos, son peligrosos, carentes de sentido y sin fundamentos científicos que los respalden. Vamos a explicar qué hay detrás de las afirmaciones y mitos más habituales sobre el blanqueamiento dental, matizando su significado y en otros casos desmintiéndolos completamente.

Blanqueamiento y sensibilidad dental

El blanqueamiento no se debe aplicar a personas con dientes sensibles. Lo primero que se debe hacer antes de iniciar el tratamiento es un diagnóstico previo del paciente para evaluar su salud bucal, no hay que olvidar que el blanqueameinto dental es un tratamiento odontológico, y desde ese enfoque profesional, no es cierto que toda persona con dientes sensibles no pueda iniciar el tratamiento, ya que aunque puede producir sensibilidad o dolor, son muy pocos los casos en los que se descarta por este motivo. En la mayoría de pacientes con sensibilidad dental, el especialista aplica productos con nitrato de potasio o flúor neutro, llevándose el blanqueamiento dental a cabo sin ninguna complicación. No es recomendable realizarlo en casos de pacientes que padecen una sensibilidad dental severa causada por otras patologías que han producido daños importantes en el tejido pulpar, de ahí la importancia de un diagnóstico previo por parte de un especialista antes de iniciar el tratamiento.

Blanqueamiento y deterioro dental

El blanqueamiento dental deteriora los dientes. Uno de los mitos más difundido que tiene su origen en el mal uso o en el abuso de ciertas sustancias usadas en tratamientos caseros. Está demostrado científicamente que el gel blanqueante actúa en el esmalte eliminando únicamente las moléculas que manchan el diente.

Blanqueamiento dental casero

El blanqueamiento lo puede hacer cualquiera, incluso yo mismo, con determinados productos naturales. Éste es el mito estrella y el más extendido. La obsesión por la imagen personal, las fotografías retocadas artificialmente y difundidas por los medios de comunicación nos permite hablar de “blancorexia“, una preocupación excesiva y patológica por el aspecto de nuestros dientes y que lleva a iniciar tratamientos caseros muy peligrosos.

En nuestro artículo alimentos y blanqueamiento dental natural dejamos claro que determinados productos y alimentos ayudan a mantener los dientes sanos y blancos, pero no está demostrado científicamente que produzcan un efecto blanqueante. Si hacemos caso a muchos de los mitos que circulan por internet, como el de frotarse los dientes con limón o cáscara de plátano o cepillarse los dientes con sal y zumo de limón, lo que probablemente consigamos es desgaste dental e irritación de encías.

Con respecto al uso de otras sustancias en tratamientos caseros, como el bicarbonato, enjuages con agua oxigenada, geles blanqueantes o aparatos de dudoso origen, lo que podemos conseguir son graves problemas para nuestra salud bucodental. Estas prácticas caseras están de moda y algunas son especialmente peligrosas, provocando alteración del esmalte e irritación de las mucosas, lo que se traduce en dientes débiles y con desgaste prematuro. El peróxido de hidrógeno que contienen estos productos no es suficiente para blanquear y en cambio sí para dañar el esmalte por un mal uso o un uso excesivo, por lo que tenemos que tener especial cuidado con los productos milagro que se pueden comprar en internet, en parafarmacias o en tiendas de productos naturales. Una directiva europea de septiembre de 2011 indica que los productos que contienen hasta un 0,1% de peróxido de hidrógeno (popularmente conocido como agua oxigenada) son de venta libre, pero los productos que contengan entre un 0,1% y un 6% sólo pueden ser utilizados por un especialista, tras un examen clínico y en una primera aplicación realizada por un dentista.

Los productos dentales comercializados por internet o televisíon, aparte de falta de control sanitario, entran en la categoría de cosméticos, y al no ser fármacos, no se someten a estudios rigurosos y controlados ni tienen que demostrar su eficacia, lanzándonos falsos mensajes ridículos sobre su eficacia milagrosa.

Blanqueamiento dental y pastas dentales blanqueadoras

El blanqueamiento con pastas dentales blanqueadoras es igual de efectivo. El efecto blanqueante de las pastas dentales blaqueadoras es mucho menor que el de un tratamiento profesional y en algunos casos totalmente ineficaz. El blanqueamiento que se obtiene con cualquier tratamiento debe iniciarse con un análisis previo que determine el estado inicial, el tipo de dentadura, el esmalte, etc. El resultado dependerá más de la susceptibilidad al tratamiento de los dientes que del producto en sí, es decir, hay personas que que con el mismo tratamiento se les blanquearán más o menos los dientes que a otras.

Duración del blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental tiene un efecto efímero. Es innegable que el efecto del tratamiento no es de por vida, pero tampoco dura dos meses. Si no cambiamos los hábitos perjudiciales como el abuso del café, el tabaco, los alimentos o bebidas con fuertes colorantes, el efecto durará mucho menos que si seguimos hábitos saludables y los consejos del odontólogo. Si inmediantamente después de un blanqueamiento, tomamos café, el tratamiento no solo será efímero, sino que habrás malgastado tiempo y dinero; si por el contrario haces caso de las indicaciones del profesional, el tratamiento será exitoso y duradero.

Concluyendo, no creamos toda la información que leamos, nos cuenten o veamos en internet o televisión, a no ser que provenga de un especialista. El blanqueamiento dental realizado en una clínica es un servicio seguro, económico y duradero que no compromete nuestra salud dental, en Centro Odontológico Doctor Puchol, somos especialistas en blanqueamiento dental, además con nuestros servicios disfrutará de forma gratuita de la Odontoterapia®, un tratamiento exclusivo que proporciona relajación, eliminando las molestias y el estrés que se sufren en otras clínicas dentales.

Un comentario

Deja un comentario