La importancia de una limpieza dental anual

Importancia de una limpieza dental anual

La rutina diaria y todas nuestras obligaciones pueden provocar que demoremos visitas tan importantes como la de una limpieza dental anual. Una cita con el odontólogo o higienista, rápida e indolora, resulta imprescindible para la salud de nuestra boca, así como para mejorar la estética dental y lucir una bonita sonrisa.

Gracias a la limpieza dental profesional se refuerza y protege el esmalte de las piezas dentales, se elimina la placa que se forma en la unión de los dientes con las encías, las manchas provocadas por el tabaco, café o vino, así como el sarro que se encuentra debajo de las encías o en los dientes. Este último es un depósito duro que se acumula en los dientes cuando la placa bacteriana, compuesta de restos de comida y bacterias, no se elimina a tiempo y se mineraliza convirtiéndose en sarro. Esta sustancia se adhiere al esmalte de los dientes de una forma tan fuerte que sólo puede ser eliminada con una limpieza dental profesional. El sarro favorece la multiplicación de bacterias que ataca a dientes y encías y si no se elimina puede provocar gingivitis (inflamación de las encías), halitosis (mal aliento) o periodontitis, que afecta a los tejidos que sostienen los dientes y, que si no se trata eficazmente, puede desembocar en la pérdida de los mismos.

Limpieza dental, Siempre en manos de expertos

Acudir a un dentista o higienista es fundamental, ya que si la limpieza no la realiza un experto de forma profesional puede acarrear serios problemas de salud bucodental. El proceso de profilaxis dental dura alrededor de media hora y para realizarlo, el odontólogo se ayudará de distintos instrumentos para limpiar las encías, eliminar la placa bacteriana y el sarro, así como para pulir los dientes. Este proceso es indoloro aunque algunos pacientes pueden notar ciertas molestias o sensibilidad en los días posteriores.

Cuida tu boca y protegerás tu corazón

En los últimos años diversos estudios han analizado la relación existente entre las infecciones bucales y las enfermedades cardiovasculares, ya que la boca puede ser portadora de bacterias que pueden pasar a la sangre y afectar a otros órganos, como el corazón.

Por tanto, no basta con una buena higiene bucal diaria sino que es necesario una visita anual al dentista con el fin de eliminar las bacterias. A aquellos pacientes con enfermedades cardiovasculares se les recomienda acudir al odontólogo o higienista cada seis meses para controlar la inflamación de las encías y las caries.

El dentista te ayuda

Aprovecha la cita para la limpieza dental para pedir consejo a tu odontólogo sobre la mejor forma de cuidar tus dientes. Él te orientará sobre qué cepillo, pasta y colutorio elegir, así como de la correcta higiene diaria que debes mantener para tener una boca sana.

Deja un comentario